Amo la vida

Amo a la vida Es un poema que reflexiona sobre la existencia en levedad y la sinceridad que hay en el desprendimiento que ayuda a contemplarla con ojos de niño pequeño. Y la entrega al destino como único motor que mueve los hilos de la vida.

Amo la vida
como el que ama a un pájaro
la quiero libre,
sin sentido,
sin mas peso del que necesite
para tocar el suelo,
sin pena, ni gloria,
sin ataduras,
con lo mínimo
y con todo;
el aire, la luz, la noche,
el amor, la tranquilidad,
la paz, la risa, el día,
los árboles, el agua, el sueño…
Amo la vida ;
como si no fuera mía,
si no del destino
y su fuerte viento
que me vara
en la rutina.

 

 

Muerte

 

Esta noche abordaré
un barco de papel,
quiero ir dormido
a otra orilla,
sin tiempo,
sin miedo,
sin peso,
dónde nunca hubo paz
ni guerra.
Dónde los niños juegan
a cámara lenta.
Dónde bebemos
las lágrimas
y comemos risas
Con la única manta
de los párpados.

 

Letargo

Ayer aletargado.
entre la vida
y el sueño posible
realizable y seguro
el sueño de los cuerdos
que siempre acude
a cerrar los parpados
en las noches largas
y las tardes aburridas.
Hoy sereno, yaciente
desmonto las imágenes
de la vida
para que no me las quite
la muerte de las manos,
Y se las entregue
a las parcas.
Hoy sólo cortarán
Un hilo blanco
con sus tijeras
de plata.

El pequeño Unicornio es el seudónimo de mi Alter Ego Mortadelo, que publica sus cosas en facebook en el grupo de: Cuentos cotidianos para niños malos al que os animo a uniros para que compartáis poesía, relatos, cuentos sin ningún tipo de pudor ya que en él somos todos aficionados y bienvenidos.

 

A %d blogueros les gusta esto: