Ayer tu vida pasó desapercibida

entre  los paraguas,

la lluvia golpeaba los cristales

insistente con la impertinencia

de quién tiene algo que decir

escupiendo a la cara de quién

la escucha, fria e impertinente.

Me alejé unos pasos y

ya no se la oye ni moja

bajo las marquesinas

de los centros comerciales,

tras las risas de los niños,

los besos de los enamorados,

y mis  murmullos frívolos

entre bolsas de ropa

y paquetes encintados de regalo

para todos menos para tí.

Ayer no giré la cabeza para dejar

siquiera noventa grados de vistazo

ni un intento de piedad.

Ayer tu vida pasó desapercibida

en ese segundo ignoré en falso

y creí que no mirando desaparecería

la miseria y el dolor de tu rostro

nada se cura mirando a otro lado.

Ayer tu vida pasó desapercibida

pero hoy no, pareces importante

llenas páginas de diarios,

los periódicos a gallo pasado

cuentan como protegerse del frío,

en el telediario sale tu mano

colgando fuera de una manta

color de paradoja dorada

mientras pasan por debajo

estadísticas de muertes y de paro.

 

 

Si queréis disfrutar de mas poesía estamos también en este grupo de facebook cuentos cotidianos para niños malos,

Este poema formará parte de un libro que está en proceso que se llamará ” Terrores diurnos”, junto a mi amigo el poeta David Abad, en el cual recopilaremos textos, poemas, cuentos y relatos sobre la vida y las situaciones que nos perturban ante las cuales tenemos que enfrentarnos día a día, habla sobre la realidad que vivimos y el mundo en continuo cambio que nos atormenta sin necesidad de recurrir a monstruos, sino a las páginas de los periódicos.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: