Como saber cuando un cliente no te va a pagar por tu trabajo

Algo que duele es que no te paguen por tu trabajo, es una falta de respeto que los profesionales creativos o de internet sufrimos más a menudo de lo que nos gustaría.

Esta entrada no es para hacer amigos va en contra de la gente que pide presupuestos para nada, te preguntan mil veces y mandan 300 emails para no abonar el trabajo, eso sí se llevan logos gratis “que no van a usar” dejan colgadas webs a medio hacer a los desarrolladores y un rastro de facturas por pagar.

Voy a desvelar algunas claves que te ayudarán a saber si alguien es un cliente o un moroso, algunas las he sufrido en mis carnes y otras las he visto en foros y en compañeros que al final han trabajado en balde y por amor al arte.

Un trabajo empieza desde el minuto en que abres el mail, coges el teléfono y recibes un encargo, petición de presupuesto, brieffing, entrevista… por lo que en tu contador debes pensar que ya corre el tiempo.

Primeras señales de que no te van a pagar

Los clientes que no pagan o que les gusta que les rueguen y les supliquen el dinero que te mereces suelen enseñar la patita antes, por ello te recomiendo que te hagas con el kit anti vampiros morosos.

Alergia a los contratos y a los plazos:

Los contratos en trabajos relacionados con diseño, desarrollo, posicionamiento, marketing son cada vez más normales y tu como profesional deberías ser quién haga que sea algo que el cliente solicite como garantía, no son malos para nadie, protegen a ambas partes y definen el trabajo, la entrega y el cobro.

Con un contrato privado te será más fácil trabajar y si las cosas se ponen feas justificar tu trabajo y cobrar, si alguien no quiere firmar un contrato es que no quiere cumplir su parte, lo puedo decir en colorines pero es así si no firma un acuerdo, empieza mal.

Un contrato simple y una hoja de encargo del presupuesto te ayudan a detectar a un no-paga desde el minuto 0

No saben lo que quieren ni lo que tienen:

Una persona que no tiene respeto por el trabajo de un profesional, tampoco te creas que va a llegar a un brieffing con los deberes hechos, te encontrarás que sabe vagamente lo que quiere porque lo ha visto.

Pero no te dice lo que necesita, por lo que tienes que averiguar sus necesidades y a veces parece que lo quieren todo, otro día querrán algo diferente…

Pueden ser inciertos porque hay personas pagadoras que son inseguras o muy soñadoras, pero el problema puede venir por otro factor que es el que convoque reuniones, te llame 20 veces, te pida presupuesto, propuestas y al final diga que es caro y lo abandone o siga adelante, pero es caro para ti que has empleado muchas horas previas de las que no vas a ver color.

A este tipo de “cliente” dile que cobras por horas, así verás si en verdad está interesado o quiere propuestas para pasar el día.

Piensa que lo que tienes que hacer no vale nada:

Pueden dar cuarenta tumbos por internet y ya saben hacer tu trabajo mejor que tu, oye que listos son, incluso te van a venir con cosas para fusilar para que vayas más rápido.

Todo es “una cosa sencilla”, no quiero enseñar la última cosa sencilla que hice que era lo típico: “pon el logo más grande, y ahí y ahí también, el membrete, ay el fax que se te olvida!, algo más en el fondo que se ve muy soso…”

Este tipo de personas no quedan satisfechos, llevan tatuado a fuego los 5 euros de Fiverr y creen que es lo que vale un logo.

Puede que consigas bajarle los pies a la tierra pero seguro que tienen un primo, sobrino, cuñado mejor que tu, así que pon las cosas claras desde el minuto cero y dale presupuesto.

Cambian mucho de imagen y de empresas con las que trabajan:

Alguien que no ha pagado a un compañero es fácil de identificar cuándo cambian mucho de agencias, imagen, si ves que no hay algo homogéneo y parece que cada mes se lo encargan a alguien diferente puede ser señal de que o bien no paga, aprietan demasiado los precios, son insoportables como clientes.

Tal como están las cosas hay muchas posibilidades de que paguen poco tarde y mal de ahí que no encuentren su profesional de cabecera.

Pregunta con quién han trabajado y porque no sigue para hacerte una idea.

Señales pequeñas de que puede ser un mal pagador:

  • No quiere abonar anticipos para comenzar el trabajo.
  • No sabes cuál es su sede, ni te dan detalles de ningún tipo.
  • Para un trabajo que puede hacer alguien cercano te llaman a ti que vives a 200 km? eso es raro…
  • No cogen el teléfono habitualmente, ¿has tenido una entrevista y no ha cogido el teléfono en varias llamadas?.
  • Se sienten incómodos hablando de dinero.

Otras vías para saber si alguien no paga son las redes sociales e internet

Puedes stalkear la trayectoria de ese futuro cliente o empresa en las RRSS o en Google alguna vez usando las comillas para búsquedas exactas he encontrado en foros opiniones que me han ayudado a decir no y otras positivas que me han hecho tomar la decisión de trabajar con esa persona.

Ver la solvencia y saber si va a poder hacer frente al pago del presupuesto

Esto no se puede hacer por norma general, pero hay veces que tienes sospechas de que la empresa o el particular no pasan por sus mejores momentos.

Si tienes posibilidad de acceder a informes de riesgo bancario está genial si vas a trabajar con una empresa grande o que tenga más de 5 años, porque hay muchas empresas que van buscando diseñadores y desarrolladores para dejarles sin pagar al igual que a algunos proveedores de servicios. Este método es fiable no al 100% porque hay empresas nuevas que pagan bien pero no cumplen todas las condiciones para aparecer en estos informes.

Otra forma es pedir un informe de que está corriente de pagos en hacienda (si no paga hacienda a ti menos…)

Espero que te paguen todos tus trabajos, pero no viene mal tener una pequeña radiografía de los morosos porque están ahí y cada vez son más.