Se había pasado la época de las hojas arrancadas y los tachones.Ahora todo era tabulador y barra de espacio y poca poesía. Deslumbrarse por el mientras nos roban la cartera

A %d blogueros les gusta esto: