El clan de la medusa es un proyecto de carácter humanista que centra toda su actividad en la palabra, hoy entrevistaremos a su creador, Ángel Fernandez de Marco para que nos hable sobre uno de sus tentáculos: La fragua de las letras.

-Ángel llevas un año forjando este proyecto, prácticamente solo y dedicándole muchas horas en exclusiva, ¿te está resultando dificíl hacer llegar a la gente “la medusa”?,

Nada es sencillo. Cualquier proyecto personal que nace desde las cenizas, desde el vacío supone un continuo reto lleno de dificultades. Una buena idea que no vaya acompañada de los medios de promoción y publicidad oportunos tiene muchas papeletas para que no crezca, muera, se disipe como el humo. Las dificultades curten; no me achanto con facilidad.

-En principio “El clan de la Medusa” tiene su sede en Aranjuez, ¿crees que mas adelante pueda itinerar?

Así es. La Morada de Álibe es el centro de operaciones donde los recursos literarios desean gestarse y difundirse. Desde hace años La Morada ha sido el refugio bohemio de soñadores poetas y artistas que nos reuníamos para celebrar tertulias y lazos de amistad. Sin perder ese toque utópico y de confraternización el espacio desde hace un año ofrece contenidos, conocimientos profesionales más que interesantes para los amantes de las letras. Se trata de ocupar una rama cultural poco o nada trabajada en nuestra localidad. Desde luego que es viable que la onda medusiana se propague por nuevos espacios, lugares.

-Cada vez son más las personas que se deciden a escribir por su cuenta, ¿qué les aconsejarías?, ¿crees que sólo basta con leer o deben analizar mas allá?

No debemos engañarnos: la escritura creativa es una actividad que, esencialmente, se realiza en los reductos de la soledad. Algo muy destacable y beneficioso –para cualquier autor independiente de su grado de compromiso y experiencia- es poder contar con grupos de reflexión y análisis donde poder compartir impresiones, valoraciones, influencias internas o externas. Desde muy joven tuve la suerte de ser partícipe en alguno de ellos y, salvo contadas excepciones, mi opinión es muy positiva. El vínculo con la lectura es primordial.

-¿Que diferencia hay entre “la fragua de las letras” y un taller literario?, ¿que es mas completo?

La Fragua de las letras es el escenario literario dedicado al cultivo de las letras desde un sentido ameno y multidisciplinar. Nuestra Fragua es valedora de una concepción libre, a diferencia de un taller convencional no apuesta por una corriente de creación exclusiva y está destinada a cualquier persona. Cualquier cuentista, novelista, poeta puede disfrutar de la Fragua como un eje dinámico de experimentación. No nos servimos de un índice académico de conceptos formalistas; preferimos gestionar, someter la impulsividad imaginativa del autor por los cauces lúdicos, del azar, de la espontaneidad sin renunciar a la tradición, a los orígenes, a los soportes y referentes universales. La narración oral la consideramos como un valor fundamental.

-La fragua de las letras no es un taller literario al uso, tiene bastantes particularidades, cómo definirías el proceso en el que te has volcado para conseguir el método Álibense?

El método Alibense es uno de los procedimientos favoritos que empleamos. Mediante él pretendemos que el autor se libere de sus prejuicios, miedos, bloqueos iniciales ante el papel en blanco. El método se desarrolla con una batería muy amplia de ejercicios que se encuentran alojados en un espacio desconocido para el alumno (taza, sobre, CD, mobiliario…). Éste ultimo, con los ojos cerrados, seleccionará al azar el interior de los objetos y extraerá uno con el ejercicio asociado a él; así empezará a disparar su corriente fantástica durante un tiempo breve. Algunos ejercicios están relacionados con la música, fotografía, verbos, palabras del diccionario, antónimos, gramática creativa, etc. Los resultados resultan, en la mayoría de los casos, sorprendentes y fascinantes

-Describe una jornada de la fragua,

Nunca una jornada repite su proceso. En las dos horas de duración se busca alternar sus fases, buscando un equilibrio entre los conceptos o prácticas que se llevan a cabo. Una jornada podría empezar por ejemplo con la narración interpretativa oral, seguida del análisis crítico. La ultima fase vendría de la mano del método Alibense y un repaso teórico sobre un autor, manifiesto, símbolo o figura literaria.

-La fragua de las letras está dirigida a un público en general o ¿realmente a un público ya que tenga unos mínimos y unas expectativas?

Va dirigido a un público general que sea un ferviente seguidor de la literatura. También para aquellos que empiezan a despuntar en el seno de las letras y desean un asesoramiento compartido de su propia obra. Desde la adolescencia hasta los 99 años, la Fragua acoge a todo aquel amante de la letra escrita. Tengo el honor de contar en las filas de el “Clan”con una de las revelaciones literarias del momento: el poeta D.Abad. Todo un privilegio.

-Eres muy exigente contigo mismo y con los proyectos que estás desarrollando, ¿crees que vivimos en una época laxa de exigencia, que todo vale?; ¿o crees que cada vez es mas preciada la calidad de los textos?.

La exigencia es imprescindible. ¿Cómo es posible poder desarrollar un proyecto colectivo con un magma que supure atractivo y originalidad sin disponer de buenas dosis de auto-exigencia?

-¿Crees que algún día iniciativas como la tuya pueden tener algún tipo de cobertura por parte de las instituciones? ¿te ves impartiendo talleres on-line?

Sí, lo extraño es que en éstos tiempos de incertidumbres, de vacíos, de etapas turbulentas las instituciones no se vuelquen más por el emprendimiento cultural. Algunos creo que no se enteran demasiado que la inversión en cultura y educación es uno de los activos y pilares básicos para el desarrollo de los pueblos –en especial de la población joven-.

Los talleres on-line es otro formato interesante. Todo es posible.

-El Clan de la Medusa tiene varios brazos como al principio comentaba uno de ellos “la médula confesa” relativo a la poesía háblanos un poco sobre él.

Se trata de llevar la esencia medusiana al tablero poético. Si la “Fragua de las Letras” se encontraba abierta a cualquier género, “la médula confesa” apuesta irresistiblemente por la poesía. Hay que recordar que mi obra literaria es básicamente lírica y que existe una dimensión muy amplia en la que canalizar los recursos poéticos. Una de las novedades, entre otras, es el apartado “A ras de cielo”, donde todos saldremos a la calle, a lugares específicos, previamente seleccionados en búsqueda de ideas, creación, apuntes, materiales para después elaborar un trabajo.

-Ahora en el mes de Diciembre realizarás jornadas de puertas abiertas para dar a conocer “La médula confesa”,¿de que trataran?

En un bar-librería de Aranjuez nos reuniremos durante varios viernes para organizar y presentar “la médula confesa”. Se trata de dar a conocer éste nuevo bendito invento con la intención que acapare interés y aceptación de los asistentes.

-¿Cómo está cambiando tu vida el Clan de la Medusa?

Es un nuevo eslabón en mi experiencia con la cultura. Ofrecer un servicio útil y necesario para forjar inquietudes y compromisos literarios es altamente gratificante, aunque también agotador.

Me agrada inaugurar nuevas fases, retos, objetivos por los que alimentar sueños y utopias. Sólo se vive una vez, como diría la canción; los rieles de la vida se tornan complejos pero adrenalíticos a más no poder.

”La palabra: nuestra pasión vital”, con esa frase me quedo, dice todo sobre el entusiasmo volcado en este proyecto vital para las letras larga vida a la Medusa.

 

  • El clan de la Medusa

 

  • medusa@elclandelamedusa.com

 

  • Telf.:666 768 442

 

 

  • La Morada de Álibe: C./Stuart, 43 -5º. 28300, Aranjuez. Madrid.

 

A %d blogueros les gusta esto: