El lápiz no sabía de donde venían los tiros. La mesa había desaparecido y los cubiletes abandonaron el barco hace tiempo. Nadie escribía y el polvo se acumulaba en la tumba anónima del escritor

A %d blogueros les gusta esto: