Hace unos días acepté el encargo de unas ilustraciones para un libro, concretamente el de David Abad, ya me había propuesto la ilustraciones interiores pero en todo momento pensé en dibujo y no acababa de verlo claro así que retrasé ese ofrecimiento para el libro siguiente, pero al final una serie de contratiempos volvieron a poner la pelota en mi tejado y decidí que realizaría fotografías ex profeso para el libro ya qué no contaba con tiempo suficiente como para realizar un cuadro al óleo y no me parecía ético coger cualquier obra antigua y adaptarla de cualquier manera.
Así que cámara en mano porque soy muy de acción decidí ir por Pinto a ver si conseguía unas buenas fotos que se adaptasen al concepto del libro.
El caso que andando por el parque seguí hasta un camino al final del paque allí recordaba que había un puente así que al menos alguna puesta de sol vería, pero andando un poco mas me encontré con un paisaje casi metafísico con un campo exento recién labrado en el que la textura de la tierra seca contrastaba ariscamente con la del cielo aquel día simple y sin nubes. Un poco mas adelante a lo lejos unos depósitos abandonados parecían ser de aceite, lo cuál le daba al paisaje un extraño contraste entre el campo y la industria.

Al otro lado de el camino unas parcelas valladas y un puente sobre la vía del tren y a lo lejos Parla tos y que parecía con sus edificios altos y aquella luz dorada una nueva Estambul. Así que manos a la obra y por la falta de tiempo el encargo lo decidí hacer en digital, ya que seguramente tennía que ser en blanco y negro, aún no tengo muy claro dónde revelar las fotos y el tiempo de entrega se dispararía, aunque si me he llevado la KIEV 88 y he tirado bastantes fotos con ella, pero los experimentos con gaseosa y decidí ir sobre seguro con la digital una canon eos 550D y el resultado ha sido este la verdad que tuve dos días la suerte de llegar a la hora azul sin problemas y con todo preparado.

También me llevé a “la viajera” de La cámara con alas con la que pude fotografiar unos bonitos atardeceres y estoy esperando el resultado, que nervios.
Como siempre el mejor parado de mis experimentos es Mortadelo mi compañero de fatigas y de aficiones.
Y ahora estoy esperando a que haya luna llena que va a ser pronto para seguir con mi serie de fotos y a la selección de David que espero no le cueste mucho decidirse.

A %d blogueros les gusta esto: