Mucho antes de que ocurra.

He decidido poner fin a esto mucho antes de que ocurriera, aunque suene extraño sé que ocurrirá, todas las premisas de el amor o de una relación se van cumpliendo como una profecía. Los abrazos y llamadas, el intentar vernos a menudo de lo que soy la primera culpable, los abrazos y las confesiones entre copas, las sonrisas y los puntos en común en nuestras vidas, me dejan el gusto de anteriores momentos en los cuales también compartía confidencias antes de que fuese mi contrarío pero hace ttiempo mucho antes de ahora.

Reconozco que te hubiese besado, ya muchas veces pero las cuerdas del sentido común y de una extraña fidelidad tiran de mí hacia casa y cuándo llego me siento como la imbécil de Dorothy otra vez aburrida en el rancho de Kansas. Dónde todo es familiar y estable.

Suena mal y prepotente decir que no debería dar por zanjado todo pero el conocerte ha sido maravilloso y raya lo exótico casi, ya que desde que vivo por aquí me siento como una naufraga y mi único medio de comunicarme es a través de una botella, este aislamiento me sume en mareas de aburrimiento y de odio hacia lo que he hecho de mi vida, y de lo que no haré ya por cobardía y pereza.

Sé que físicamente soy mas monstruo de feria que modelo de pasarela lo cuál envidio por la frugalidad de el amor, se que se me ama con razón y esfuerzo, como un amor razonado de el cuál se puede hacer un esquema de motivos. Amarás a un personaje que te quitará tiempo de sofá, que vive entre lo virtual y lo plástico, que parece no dormir nunca.

Sé que te gustará al principio todo lo que hago y hablarás de mi pintura con tus amigos, leerás todo lo que escriba por malo que sea y al cabo de los años una vez que la conquista es segura dejarás de apoyarme y empezarás a ignorar mi trabajo, te saldrás de mis películas y vivirás en el salón en internet y quizás en los bares con amigos, olvidarás todo lo que prometiste y las tareas del amor. Por esa muerte es mejor precipitarse a que no pase nada mucho antes.

Escupirás un no lo entiendo o un no me gusta e incluso un par qué tan racional como egoísta y me sentiré expulsada del paraíso de los falsos halagos, y comenzaré a dejar los pinceles polvorientos y a buscar una razón económica en mi trabajo, me sentiré vacía y triste. No quiero que suceda un cambio brusco en mi vida, que altere mi convivencia de cuadro del XVII aquí ya no se mueve nada ni siquiera las cortinas y la cama es un catre de prisión y el sofá y la tele llaman al otro para que duerma entre videntes y productos milagrosos. A veces creo que lo cambiaría todo pero al final llego a la conclusión de que se trataría de un copy & paste y una vuelta a la misma rutina.

Ganaremos unos años de vida al tedio pero mucho antes de lo que en nuestra imaginación hubiéramos previsto.

 

A %d blogueros les gusta esto: