La fotografía analógica esta resurgiendo con gran fuerza.

Cuándo dominas la técnica el digital comienza a ser aburrido, todo tan previsible, la previsualización tan clara, que a veces te sientes un poco documentalista, y luego lared que normalmente pensamos que tenemos llamada photoshop, aunque yo me gane la vida gracias a ese programa prefiero no retocar nada sólo si es totalmente necesario, no es pereza pero creo que no hace falta retocar tanto las fotos, una cosa es las fotomanipulaciones y los montajes pero la foto real y única!! es un momento no una hora de post producción.
No obstante discuto mucho pero mucho sobre este tema con mis alumnos porque yo adoro la fotografía artística soy una apasionada de la técnica que opina que las cosas si se hacen bien se hacen una vez.
Andaba un poco aburrida ya con mi cámara (una canon 550D eos), y la verdad que yo soy una devoradora de exposiciones no lo puedo evitar y me tiro horas muertas y por suerte este verano Madrid ha sido un autentico hervidero de ellas, claro que la diferencia de ver una copia de época a una imagen retroproyectada por mi ordenador …. es infinita!!! esa plata que asoma, virados, y los papeles baritados… y ver literalmente la luz como ha pintado cada detalle! Eso el ordenador no me lo dará nunca!! por megapixeles que tengan las cámaras, por horas de Photoshop que pase retocando, seguirán siendo fotos buenas pero no tienen el alma ni la mano, engañarán a cualquiera que las vea pero a mí no me parecerán fotos realmente, quiero algo eterno, quiero la foto como objeto de lujo que huela a químicos y cambie con la luz.
Pues como todo en la vida es que te den un empujón por facebook me entero que Sergio Novo (amigo de hace muchos años) ha comenzado un proyecto apasionante: “La cámara con alas” que consiste en prestar una cámara para que viaje por el mundo de mano en mano, un proyecto analógico y pionero la verdad que no tardé en dar la vara a Sergio.
Él tiene una colección preciosa de cámaras antiguas y realmente es una persona con una sensibilidad especial y es capaz de contagiar su entusiasmo y pasión por algo hasta a las piedras, también es muy generoso con su tiempo dedicándose a atender consultas y preguntas el es como un libro abierto.
Así que no quería dejar pasar esa oportunidad y me apunté rápidamente a “La cámara con alas” y ya estoy esperando a que la pequeña instax llegue a mi manita!!! pero ya mi cabeza estaba en otra y yo quería una cámara para mí solita, pensando en la emoción en ver mis copias reveladas y tras varios intentos y buscar por mi cuenta….me dijo Sergio que había una cámara para mí esperandome en Bilbao…. tendré suerte?

La cámara con alas

La Cámara con alas es un proyecto muy singular que consiste en el préstamo de una cámara durante un breve tiempo, la cámara va sumando kilómetros con cada participante que cuenta su experiencia con la cámara y publica en la web de la cámara con alas su experiencia.

A %d blogueros les gusta esto: